Inundación del Hospital Clínico San Borja Arriaran.

El pasado jueves 06 de agosto, debido a las lluvias del sistema frontal que afectó al país, funcionarios del hospital San Borja Arriaran, denunciaron a las autoridades que la unidad de neuropsiquiatría infantil se encontraba inundada, teniendo que reubicar a los pacientes internados,  por su seguridad.

Declaraciones del personal, entre ellos Guillermo Fariña, encargado de seguridad del recinto afirman que “los niños han despertado con chorros de agua sobre sus camas”.

Si analizamos lo sucedido, hay una serie de factores que tomar en cuenta, como que la unidad de neuropsiquiatría se encuentra en una parte nueva del hospital, con menos de dos años de que el servicio fue entregado, luego de su reconstrucción después del terremoto del 2010.

Durante los tres años, en que tardaron en reconstruir el recinto, la unidad de neuropsiquiatría tuvo que operar en instalaciones poco aptas para los pacientes, es decir, con un espacio reducido y sin los implementos necesarios. Tras la larga espera del nuevo servicio, en que los funcionarios presionaron a la dirección del hospital a través de paros y listas con firmas, el 2013 las instalaciones fueron entregadas y los pacientes trasladados, pero hoy después de dos años de uso, la unidad se enfrenta a un nuevo problema, las inundaciones.

Debido a esta situación, surge una pregunta ¿Por qué se inundó la unidad de neuropsiquiatría a pesar de ser un sector nuevo del hospital?

A partir de esta pregunta podemos obtener variadas respuestas como por ejemplo, que esto sucedió debido a que las autoridades, tanto dirección del hospital como ministerio de salud, no se han encargado de regular el mantenimiento y correcto funcionamiento del recinto, lo que nos ha llevado  a tales irregularidades. Otra posible respuesta tiene que ver con la construcción e infraestructura del recinto, ya que, por “abaratar costos” deciden trabajar con constructoras y empresas extranjeras, la mayoría de las veces deficientes, lo que provocan este tipo de acontecimientos desafortunados, pero más allá de todas estas respuestas o más bien excusas, lo que sí sabemos es que estas situaciones no pueden suceder más, sobre todo si estamos hablando de la salud, es insólito pensar que pacientes en estado delicado deban estar en condiciones de riesgo, por la irresponsabilidad de una serie de instituciones que no se han encargado de hacer bien su trabajo y que se supone que velan por el bienestar de los ciudadanos. De esta manera se genera una cadena, en donde todos aportan con alguna falencia, que transforma al sistema en prácticas inoperantes y no corresponde que los pacientes, tengan que pagar por las negligencias que ha cometido el estado. Y ¿Qué dice el estado al respecto?, Haremos un sumario interno para saber cuáles son las causas de lo sucedido.

La gente no necesita problemas sino soluciones, y la solución tiene nombre y apellido, La Fiscalización. De que sirven tantas leyes y proyectos, si no hay organismos que verifiquen el cumplimiento de ellas. Y aquí está la respuesta, finalmente podemos concluir que la tarea pendiente que le queda al estado, es percatarse que las entidades reguladoras y fiscalizadoras ya sea, Ministerio de Salud, ISP o Superintendencia de Salud, cumplan con su labor como institución y así, poder terminar con el malestar que acompleja a la población.

2 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

2 Respuestas a “Inundación del Hospital Clínico San Borja Arriaran.

  1. Este tipo de situaciones en Chile es una vergüenza, siendo la situación del hospital San Borja no el único caso que presenta problemas de infraestructura.

    ¿Por qué suceden estos problemas?

    Yo creo que por que la gente no tiene compromiso con lo que hace, la empresa encargada de realizar las obras de construcción tiene como prioridad abaratar costos. Pareciera que ese es su fin, no el de realizar una construcción de buena calidad.

    Claudia Olea.

    Me gusta

  2. En mi opinión creo que estas situaciones no pueden ocurrir, menos al ser una zona nueva que ya había sido reconstruida. Los pacientes no pueden estar en tales condiciones del recinto, ya que corren muchos riesgos. Es una irresponsabilidad del estado el que sucedan estos hechos.
    No pueden estar siempre con la idea de abaratar costos, ya que esto solo trae consecuencias en el futuro, como ya vemos. Tal como dice el dicho “Lo barato cuesta caro”.
    El estado debe preocuparse por el correcto funcionamiento del establecimiento al estar constantemente revisando las instalaciones.
    Daniela Rodríguez.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s