CIUDAD VS DISCAPACIDAD

CIUDAD V/S DISCAPACIDAD

A menudo, transportarse de un lugar a otro a través de nuestra ciudad es un desafío.

Calles interrumpidas por obras, congestión del transporte público debido al gran flujo de personas que lo utiliza, su limitado acceso y escasa frecuencia, semáforos que no funcionan, automóviles estacionados en las veredas, falta de pasos peatonales, alcantarillas sin tapa, por ejemplo, son factores que forman parte de nuestra ajetreada vida urbana.

Lo que para muchos es una molestia, para otros es una complicación mayor, una misión prácticamente imposible. ¿Cómo sería trasladarse en este mismo escenario en silla de ruedas, muleta, o sin poder ver absolutamente nada?

Nuestra ciudad, ¿entrega las facilidades que requieren las personas con movilidad reducida o con algún tipo de discapacidad?

Si bien en nuestro país se han implementado planificaciones urbanas orientadas a la adecuación del espacio para remediar el problema, ya sea con la construcción de rampas, ascensores en subterráneos, semáforos con censores, lugares designados en estacionamientos o baños públicos accesibles, no se ha generalizado una política de estado que se encargue exclusivamente de abastecer a la comunidad en este sentido. Las autoridades se han despreocupado de nuestros ciudadanos y es necesaria una legislación de urgencia.

A pesar de que en Chile existe una fuerte campaña solidaria por la integración, en la práctica no atendemos a dicha urgencia debido a que no comprendemos la dimensión de la situación.

¿Será imperioso implantar clases de educación moral y ética? Porque si bien es tarea del gobierno atender a tales necesidades favoreciendo las infraestructuras, ya sea a través del mantenimiento de las obras y la adaptación del modelo arquitectónico, como también incentivando la creación de programas que otorguen mayores opciones de desplazamiento y desarrollo, como por ejemplo, en el ámbito laboral y deportivo, es aún más imprescindible y relevante el factor humano en nuestro diario vivir.

Es impostergable que se tomen en cuenta sus necesidades para mejorar la calidad de vida de millones en el mundo. Nuestra tarea es crear conciencia de lo que implican las limitaciones de movimiento y contribuir a ellas, empezando por la cotidianeidad.

¿Cuánto tiempo nos toma ayudar a alguien a cruzar la calle o al bajar de una micro, a estacionarnos debidamente para no obstruir los caminos? Debemos hallar el modo más expedito para facilitar el desenvolvimiento de estas personas.

Nuestra indiferencia nos hace cómplices de la injusticia, ¡reflexionemos!

Annelise Tiznado 3ºA.

4 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

4 Respuestas a “CIUDAD VS DISCAPACIDAD

  1. Paula

    Personalmente, comparto la opinión expresada en el articulo, ya que si bien el estado es un actor fundamental en la inclusión de personas discapacitadas, somos nosotros los llamados a llevar a cabo este proceso de integración en nuestro diario vivir. Como lector estoy de acuerdo que el principal mensaje este dirigido a la conciencia de las personas y sus valores, ya que somos nosotros los que formamos la sociedad.

    Me gusta

  2. Francisca Gonzalez

    Compañera;
    Concuerdo con tu punto de vista, muchas veces el discapacitado al no tener la accesibilidad y los medios seguros para transportase, pasa a ser una persona dependiente, ya que en el camino puede sufrir como un tipo de robo o simplemente que el transporte no le paré.
    Hay que tomar conciencia y ponernos en los zapatos de los demás. ¡Buen trabajo!

    Me gusta

  3. Compañera;
    Concuerdo con tu punto de vista, muchas veces los discapacitados al no tener los medios accesibles, como la seguridad, ocasiona el hecho de que no pueden andar solos por las calles, ya que pueden ser victimas de robos o incluso que el transporte no les paré, convirtiéndose en personas dependientes.
    Es momento de hacer conciencia y ponerse en sus zapatos.
    ¡Buen Trabajo!

    Francisca Gonzalez.

    Me gusta

  4. Annelise, ¡muy buen articulo! , concuerdo que no solo Santiago, si no que Chile, en general no se encuentra al 100% capacitado para posibilitar transporte o comunicación de personas con capacidades diferentes Aunque no hay que olvidar de que estas si existen pero son muy pocas , probablemente se encuentran en mal estado o simplemente le gente le da otro uso,que no es el indicado. Para ello debe existir una cultura por parte de la ciudadanía un compromiso por parte del estado en solucionar estos problemas , pues todos tenemos derecho a circular libremente por las calles.

    Javiera Torres

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s