Colectivos artísticos-literatos nacidos durante la dictadura militar en Chile, como manifestación frente a ella

En 1973 un Golpe de Estado abatió Chile, dicho suceso tuvo muchas repercusiones sobre la población del país, variadas formas de manifestación en contra y a favor de este proceso. Nos evocaremos a los colectivos artísticos-literarios creados por grupos comunistas afectados por el régimen militar. Diversos integrantes de colectivos a los que nos referiremos más adelante fueron directamente afectados por el azote de la Dictadura militar en Chile, siendo la mayoría de éstos torturados, golpeados deliberadamente, haciéndolos tomar posiciones forzadas y si las dejaban podían ser fusilados, y privados de libertad sin fundamentos (en base a sospechas), en cárceles, colegios, estadios y edificaciones estatales. Muchas personas servirían de ejemplo o testigos directos de estas violaciones a los derechos humanos, muchos de ellos vivieron en carne propia lo que fue la dictadura y lo que ocurría dentro de esas oficinas llenas de militares, que “protegían al país y sus intereses”, otorgando a sus prisioneros espacios insalubres y tratos denigrantes hasta el punto en que se les negaba su condición humana y sus derechos como tal, solamente por la contrariedad de sus ideales políticos. Una vez libres, no pudieron lidiar con sus consciencias trastocadas por lo que vivieron, sintiéndose casi obligados a hacerle frente a la policía y demostrar irreverencia frente al sistema de gobierno.

Entre estos hombres y mujeres que conformaron grupos de activistas cuyas armas eran sus propios cuerpos, se destacan Las Yeguas del Apocalipsis conformado por Pedro Lemebel y Francisco Casas, el trabajo de ellos se puede ver como una interpelación a las agitaciones civiles y los movimientos de resistencia que se movilizaron para oponerse al régimen militar. Las yeguas escenificaron un imaginario de desacato, criticando fuertemente la asimetría de las relaciones y la red de aparatos represivos en contra de la sociedad (en éste sentido no solo hacia el gobierno, sino que con una connotación quizás un poco más vista hacia el lado de su abierta homosexualidad).

Otro de estos múltiples colectivos fue el Colectivo de Acciones de Arte (CADA) integrado por Raúl Zurita, Damiela Eltit, Lotty Rossenfeld, Fernando Balcells y Juan Castillo. Tomaremos la vida y obra del primer mencionado Raúl Zurita, el cuál fue torturado en los 70’s y  desde ese entonces  decidió dedicar su vida a su obra poética y arte plástico, sus manifestaciones con más reconocimiento y más controversiales son: “ni pena ni miedo” un escrito de 250 metros dispuesto en el medio del desierto, donde se han buscado durante décadas los restos de los familiares de los detenidos desaparecidos. También llegó al punto de auto-mutilarse, hacer actos masturbatorios en museos en dónde supuestamente leería su poesía y otras formas de intervenciones artísticas las cuales implicaban el deterioro de su cuerpo, tal como es sabido él se arrojó amoniaco a los ojos en reiteradas ocasiones en forma de protesta y con una connotación que nos invitaba a cuestionarnos si realmente estábamos viendo las cosas como son.

Una vez expuestos ambos colectivos se nos hace posible apreciar que éstos tenían diversas formas de expresar su inconformidad frente a un mismo suceso: La Dictadura Militar en Chile. La efectividad de éstos está en la opinión de ustedes, ¿realmente creen que éstos le dieron siquiera un dolor de cabeza al gobierno?, ¿creen que lograron realmente concientizar a la sociedad?, ¿fue acaso un trabajo y desgaste sin retribución de parte de los espectadores que somos los Chilenos?

A mi modo de ver, el esfuerzo y el tiempo invertido en estas muestras para lograr hacer tomar consciencia al pueblo Chileno fueron en vano. La población nacional y mundial se ha evocado al lado más terrible, pocas personas tienen conocimientos de que estos colectivos siquiera existieron y de su intencionalidad, la gente siempre ha preferido quedarse con el lado más fatal, con los familiares de los detenidos desaparecidos y torturados que marchaban y lloraban por sus padres, hermanos, hijos u otro integrante de sus familias, a las mujeres e hijos buscando incesablemente los restos de aquellos que algún día fueron padres y esposos, con las movilizaciones que terminaban en masacres sangrientas de parte del poder policial que reprimían a los manifestantes. Viéndolo así, ¿para qué el dar la vida, para que nadie reconozca tu razón de vivir, que en síntesis es provocar una reacción en la sociedad, un despertar de ésta?

(Fuentes: http://www1.umn.edu/humanrts/links/CAP-05.pdf; página oficial de Las Yeguas del Apocalipsis)

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s